RESPIRACIÓN3.jpg

Renacimiento / Rebirthing

Respirar de manera consciente y conectada (respiración energética) nos ayuda a desbloquear el sistema respiratorio, respirar energía (prana) y no sólo aire, y a sanar los inhibidores de la felicidad:

 

1. El trauma de nacimiento: todo lo que experimentamos en nuestra preconcepción, concepción, gestación y primeros años de vida, como acontecimientos y emociones, quedan registrados en nuestra memoria celular para reproducirse cada vez que emprendemos un nuevo proyecto (relación, trabajo, etc), ya que el haber nacido es nuestra primera empresa lograda.

2. Mentira personal: este es la creencia negativa (creencia limitante) más profunda que tienes acerca de ti misma/o y que afecta en todos los niveles de la vida.

3. La pulsión inconsciente de muerte: es una tendencia autodestructiva, que expresamos a través de pensamientos, creencias, acciones, emociones, que atentan contra la vida, el éxito y la abundancia.

4. El síndrome de desaprobación parental: La forma en que nos relacionamos con nuestros padres es la manera en que aprendemos a relacionarnos con los demás. Al no saber como obtener la energía de nuestra propia respiración lo hacemos a través de nuestras relaciones, generando patrones de conducta tóxicos y de codependencia.

5. Vidas pasadas o árbol genealógico: Todos estamos conectados y a través de este sistema lo que le ha afectado a nuestros antepasados puede afectarnos a nosotros y de esta manera repetimos patrones hasta aprender de ello y cortar las cadenas.

6. El trauma de la escuela: El sistema de educación perpetúa la desconexión a nuestra creatividad y a la conexión con la fuente infinita de sabiduría con la que nacemos.

7. El trauma de la religión: La religión a desvirtuado el sentido de la espiritualidad alejándonos de nuestra propia divinidad e implantando la culpa, el juicio, el castigo en nuestro sentir y vivir.

8. La senilidad: la senilidad puede ocurrir en cualquier etapa de nuestra vida. Tiene que ver con procesos en los que no podemos valernos por nosotros mismos, física o psíquicamente. Volvemos a reproducir algún trauma de la infancia, etapa en la necesitamos ser atendidos .

9. La represión de lo femenino: Desde hace miles de años vivimos en una sociedad patriarcal la cual ha desvalorizado las cualidades de lo femenino, tanto en hombres como en mujeres, como la vulnerabilidad, la sensualidad, la intuición, la creatividad, etc. esta es probablemente la fuente de muchos de los otros inhibidores de la felicidad.

10. El masculino exacerbado o el síndrome del salvador del mundo: Al estar desconectados de nuestra propia naturaleza y autoestima, vivimos hacia afuera, buscando justificar nuestra valía a través de solucionar las vidas y problemas de los demás, ser los héroes.

11. El trauma por abuso físico o sexual: Una cantidad abrumadora de personas han pasado por este trauma que, de no ser tratado, puede generar, tanto conductas adictivas, como disociaciones de todo tipo para no sentir el sufrimiento que este trauma genera.

12. La comida como inhibidor: En esta sociedad de consumo, los alimentos son otra fuente para desconectarnos de aquello que realmente sentimos. Comemos mucho mas de lo que necesitamos, además de consumir alimentos en su mayoría procesados y de muy poco aporte nutritivo real. Nuestra de forma de alimentarnos causa muchas de las enfermedades en la actualidad.

13. El miedo a los extraños: Este inhibidor de la felicidad está relacionado con la manera en que fuimos tocados por el obstetra al nacer, muchas veces poco amorosa, esto desemboca en desconfianza a las personas distintas a nosotros, de otra raza, cultura, religión, etc.

14. Falta de participación en la vida política y comunitaria: Nuestros representantes políticos muy pocas veces reflejan nuestras necesidades reales, lo cual nos hace vivir en sociedades insatisfechas e infelices.

15. La contaminación energética emocional: Esta es una de la principales causas de muerte del ser humano y tiene que ver con la energía de las personas y de nuestro entorno, que nos afecta aunque no seamos conscientes de ello.

Aprender a mover la energía en tu cuerpo te permitirá reestablecer una frecuencia energética de alta vibración y liberar emociones encapsuladas en la memoria celular del cuerpo. 

Respirar bien es vivir mejor, así como respiras vives, vive plenamente!

Las sesiones son de 2h aproximadamente, 1 por semana y el ciclo terapéutico consta de 10 a 13 sesiones.

Para reservas o más info de las sesiones ponte en contacto al 653 54 34 14 o al correo de Daniella Bhakti